Noticias
El agua, un bien escaso y necesario. ¡Que se lo digan a Málaga!
La sobreexplotación de los acuíferos provoca problemas en el abastecimiento de agua en más de una decena de municipios de la provincia de Málaga
Compartir

Hace unos meses publicaba la Academia Malagueña de Ciencias un informe en el que se ponía de relieve que los recursos subterráneos de nuestra provincia, sobre todo de los que se nutren los pueblos del interior, están siendo sobreexplotados. O lo que es lo mismo, se está haciendo un uso de estos recursos por encima de sus posibilidades y existen riesgos de que los acuíferos se agoten si no se modera la extracción. Además, algunos de ellos tienen una elevada salinidad y sufren episodios puntuales de contaminación por nitratos y biocidas procedentes de la agricultura. El experto encargado de llevar a cabo este informe, Bartolomé Andreo, catedrático de Geodinámica Externa y director del Centro de Hidrogeología de la Universidad de Málaga (UMA), advertía de la necesidad de implantar un control urbanístico para evitar un crecimiento desproporcionado de la demanda, así como definir perímetros de protección de las captaciones.


Esta sobreexplotación, unida a la falta de lluvias del pasado invierno, no ha hecho más que afectar al suministro de una decena de municipios del interior de la provincia de Málaga, cuyos ayuntamientos están teniendo problemas este verano para abastecer a la población. Los núcleos más afectados son los que pertenecen a las comarcas Norte (Noroma), Guadalteba y la Axarquía.


Norte y Noroma


Sin duda, el municipio más afectado por este problema ha sido Fuente de Piedra, donde ya hace unos meses, de los dos pozos con los que contaba la localidad, uno estaba prácticamente seco y el otro suministraba agua de mala calidad. El alcalde se planteaba la posibilidad de solicitar a la Diputación de Málaga cubas de agua de cara a la falta de suministro en los meses de verano. Y así ha sucedido. Hace más de un mes que en este municipio el agua ha sido declarada no apta para el consumo humano, motivo por el que el Ayuntamiento está suministrando todos los martes y viernes agua potable a través de camiones cisterna. Para acabar con el problema de los pozos, el Consistorio junto con la Junta de Andalucía, están trabajando para encontrar una solución y barajan la posibilidad de construir un tercer pozo. 


Desgraciadamente este hecho también va a afectar a uno de los recursos más valiosos con los que cuenta este pueblo, la Reserva Natural Laguna de Fuente de Piedra. Debido a la falta de agua y a las fuertes rachas de viento, este año no anidarán las colonias de flamencos asentadas en este humedal, el más importante para la reproducción de esta especie en el Mediterráneo y África Occidental. 


Otro de los municipios afectados es Casabermeja. Aquí los problemas los tienen los diseminados rurales, donde también han tenido que abastecer a los vecinos con cubas de agua. Este pueblo comparte un pozo con el vecino municipio de colmenar, cuyos niveles de extracción de agua se han reducido con respecto al pasado año.


En Villanueva de la Concepción, según afirma su alcalde, en verano la población se multiplica por lo tanto el consumo de agua es mayor y el pozo ofrece menos recursos de los que se consumen. Por eso el suministro se ha cortado puntualmente durante varias noches de verano.


En Almogía también están sufriendo estos cortes en sus numerosos núcleos rurales.


En Villanueva del Rosario también hay cortes puntuales, aunque en este caso el problema se encuentra en las averías en la red de suministro debido a la antigüedad de la misma.


Axarquía


En la comarca de la Axarquía los afectados son los vecinos de los diseminados rurales en suelo no urbanizable, que son en su mayoría extranjeros. A estos vecinos se les está dando agua solo en días alternos.


En Colmenar, para mantener el depósito con el nivel de agua suficiente, están recibiendo camiones cuba. Los problemas han coincidido con el descenso del pozo del que se abastecen, el de la Fresneda, que es el que comparten con Casabermeja.


En Sayalonga los vecinos que residen en el campo solo reciben agua un día sí y otro no, mientras que en Arenas los diseminados tienen cortada el agua por la noche.


El agua que abastece al municipio de Arenas proviene del depósito situado en Canillas de Albaida. En verano aumenta la demanda por lo que este depósito no alcanza el nivel suficiente para que Canillas de Albaida suministre a los diseminados y es en ese momento cuando aparecen los problemas porque el agua a Arenas y Sayalonga llega con menos caudal.


Guadalteba


En Teba también hay cortes puntuales y otros problemas que se derivan de la antigüedad de la red de suministro. Sin embargo este municipio también ha tenido que reducir la cantidad de agua que suministraba a varias viviendas rurales, procedente de uno de los nacimientos del pueblo.


En la última reunión que mantuvieron los responsables de la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta con la comunidad de regantes se expuso que, desde el inicio del año hidrológico el pasado octubre, la aportación de agua ha sido inferior a la demanda de suministro. A principios de este año, los pantanos del conjunto del Guadalhorce-Guadalteba habían desembolsado casi 28 hectómetros cúbicos para abastecimiento, 22 de ellos para suministro de la población y solo 6,44 para riego, mientras que el caudal aportado a las presas se sitúa todavía por debajo del 25% de la media. Las previsiones de los técnicos apuntan que los embalses del Guadalhorce entrarán en el nuevo año hidrológico con entre el 35% y el 30% de su volumen embalsado, con el agravante de que el del Conde de Guadalhorce, que es el de más calidad, será el que menos agua tendrá, frente al Guadalhorce, de caudal salino y en el que se deberían realizar mezclas para su aprovechamiento.


En situaciones como esta nos damos cuenta de que el agua es nuestro bien más necesario y a la vez el más escaso. En Aganova estamos muy comprometidos con el ahorro del agua y somos conscientes de lo importante que es hacer un uso responsable de la misma. Por eso, en estos momentos sabemos lo fundamental que es para estos municipios evitar el desperdicio de agua potable y fomentar entre sus habitantes el ahorro en el consumo. Desde Aganova trabajamos día a día para aportar nuestro granito de arena a esta causa que es de todos, y lo hacemos gracias a nuestro Sistema Nautilus, que detecta fugas de aguas en redes de abastecimiento, sobre todo en las más antiguas.